Vivienda familiar en el centro de Bilbao

Fue un placer proyectar el interior de esta vivienda familiar en el centro de Bilbao. Un trabajo en sintonía con sus propietarios dio como resultado esta cálida, acogedora y muy apetecible vivienda.

Las texturas, los colores y los estampados estuvieron claros por ambas partes desde el primer encuentro decoradora-clientes. Un punto de partida muy importante a la hora de dar calidez a esta casa. En su interior predominan las maderas decapadas, las paredes lisas, los tonos arena y celadón, los cuadros vichy y los motivos florales.

La vivienda desprende confort gracias a sus acabados. El suelo de madera cubierto con grandes alfombras, lo convierte en un hogar cálido. Al igual que los diversos papeles que decoran las distintas estancias de la vivienda. Pero no solo la estética logró hacer que la familia residente en ella se sintiera más cómoda. La distribución y el diseño de los muebles aumentaron su funcionalidad.

Hogar, cálido hogar

 


   

  

  

Los Botones de Chester