Encimeras ¿Qué material uso (II)

Hoy os dejamos otros tres posibles materiales para vuestros baños y cocinas. Cada vez os entrarán más dudas de cual poner.

5.- Cobre y Zinc: Estamos seguros que a más de uno le sorprenderá que existan encimeras de cobre. Pues bien, las ventajas de éstas es que son muy fáciles de limpiar y mantener. Sin embargo, no es una bancada para todos los públicos, puesto que reacciona con ciertas sustancias alterando su color si no se lleva cuidado. Además de las desventajas de la propia química del cobre, no es precisamente una bancada de precio bajo.

Por otro lado el zinc forma parte de una bancada anclada al pasado, a día de hoy, no es tan habitual ver el zinc luciendo en una cocina. No obstante, este metal tiene una calidez que lo ha hecho popular durante siglos. El tono puede oscurecerse con el tiempo añadiendo una pátina. Pese a su histórico uso, no es una bancada de las más baratas. Aunque, eso sí, en lo que respecta a cocinar sus propiedades antimicrobianas pueden hacer del zinc un buen aliado.

 

6.- Mármol: En cuanto a estilo, la encimera de mármol no tiene rival. Su look clásico la convierte en una elección que siempre parece ir a la moda. Si te gusta la típica cocina blanca, una bancada de mármol seguro se adaptará bien a ella. Además, existe una sorprendente variedad dentro del mármol. Su precio está a medio camino entre lo caro y lo barato, y otros puntos en contra pueden ser que se agrieta y tiñe con cierta facilidad en comparación con otras opciones. A esto hay que añadir la infame pátina que se forma en esta piedra tan célebre.

 

7.- Hormigón: La primera imagen que a uno le viene a la mente es el hormigón empleado en las obras públicas. Por ello, lo normal es que uno lo califique de “soso”. Sin embargo, cualquiera quedaría perplejo con la cantidad de pigmentos, mezclas y colorantes que se le pueden aplicar a este material, ampliando el repertorio visual. Aunque cara, si está bien sellada la encimera de hormigón bien puede valer su precio.

 

Los Botones de Chester

by Janire García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *