Vivienda para 2 en un barrio de Bilbao

Esta vivienda que os dejo hoy, es una reforma que realice en un edificio antiguo de un barrio de Bilbao.

Se trataba de un vivienda que los clientes habían adquirido hacía varios años pero que no se decidían con la reforma ha realizar. Por fin conseguí el proyecto idóneo para esta pareja, salón, dormitorio de invitados, despacho-estudio, baño, dormitorio principal y una amplia cocina con comedor.

Tenían claro sus gustos clásicos con toques modernos en la iluminación, suelo de roble, puertas lacadas y cocina sin tiradores! Una mezcla con la que conseguí la casa de sus sueños, en la que se sienten súper a gusto. Colores neutros en tono tabaco que unifican todas las estancias de la casa. Rompiendo esa sobriedad con papeles de grandes flores, telas estampadas y sedas naturales combinando colores.

En el hall la protagonista es la cómoda de caoba estilo Luis XVI. Sobre esta un amplio espejo en tonos dorados.

La cocina se une al comedor con dos amplias puertas correderas. En el comedor, se realizó una alacena-despensa donde poder guardar, menaje, escobero, alimentación… Una mesa de comedor en roble y unas cortinillas de hilo dan calidez quitando la frialdad del mobiliario blanco de la misma.

El salón era lo primero que se veía al entrar en la casa, se vistió la ventana con cortinaje en seda salvaje para darle ese aire clásico que los clientes buscaban. Las librerías y zona de TV se trabajaron a medida en la casa, lacadas al mismo tono de las puertas de paso.

Y ya por último, el dormitorio principal con un amplísimo armario de más de 2mts y otro de apoyo para zapatero de 1mt, daban la capacidad de almacenaje que ellos querían. Cama con cabecero tapizado en color guinda como la butaca y mesillas decapadas Luis XV, volvían a conseguir esa mezcla de clásico renovado que caracteriza esta vivienda.

 

hall y pasillo con vista del baño y el dormitorio principal al fondo

 

cocina y comedor aún en obra

salón

dormitorio principal y detalle de cortinas

 

Los Botones de Chester

by Janire García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *